Desde luego este chaval no tiene ningún respeto por su madre, lo único que quiere de ella es follarla como a una perra, obviamente la madre se niega y es entonces cuando el hijo ¡se ve obligado a violarla!. Él no se va a quedar sin sexo, así que si mama no acepta complacerle por las buenas tendrá que ser por las malas, la coloca a cuatro patas en el suelo de la casa y allí la penetra cual animal fornicando con su hembra, la madre en todo momento sufre, se la rompe el alma al sentir cada pollazo de su hijo, y cuando este acaba…la deja llorando en el suelo. 😮

(4916)

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*