Madre e hijo están pasando una relajada velada cuando el chaval comienza a hacer cosas raras, y es que este chico se quiere cepillar a su propia madre, jajaja, ella se resiste un poco pero en seguida comienza ha ablandarse. Su hijo le ha bajado la blusa y ahora le agarra sus grandes tetas, besa a su madre mientras le mete la mano por debajo de las bragas – VAMOS MAMA, DEJA QUE TE SOBE EL COÑITO, VES COMO TE GUSTA – y al chaval no le falta razón, el solo roce de los dedos en su clítoris hace que la mamacita se moje entera, ¿será que lo prohibido excita?

(8941)

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*