Estos dos hombres han hecho un pacto entre ellos para poder follarse a sus hijas y que sus mujeres no se enteren de nada. Es algo que tiene que quedar entre ellos y los coñitos de sus jóvenes hijas, a las que ponen las pollas en la cara después de descubrir que son unas zorras ninfómanas que se han follado a medio instituto. Primero se sorprenden, pero después acceden a comer esos rabos que tienen delante e incluso a dejarse penetrar por sus padres porque les da mucho morbo que les lleguen a follar. Una de ellas le mete un polvazo a su padre espectacular y se la folla en varias posiciones.

(401)

Category:

Padres e Hijas

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

1 Comentario