Para una familia del Bronx hay poco que hacer un domingo por la tarde, porque no tienen dinero para salir por ahí. Así que lo que hace este padre con su hija negra es disfrutar del sexo oral. Hace mucho quedaron de acuerdo en que no follarían entre ellos, pero sí se darían placer mutuamente chupándose el uno al otro. Comienza la hija, que es una experta mamadora y luego el padre bien cómodo en el sofá se pone a comerle el coñito a la chica hasta que ella también se corre. Así los fines de semana son más entretenidos en su casa.

(1073)

Category:

Padres e Hijas

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

2 Comentarios