Este adolescente está jodidamente salido y solo piensa en follar. Pero no en follar con una chica joven cualquiera, sino en follarse a su propia madre. Se pajea mirando a mamá y luego tiene la suerte de que la mujer es una esclava y tiene que obedecer lo que diga el marido. Y lo que le dice el marido por teléfono es que ya puede ir echando ostias a ver a su hijo y follárselo, porque sabe que está más salido que un mono y que necesita descargar semen. Así que así lo hace, la madre se le pone en bandeja de plata y el cabrón del hijo no se conforma con follarla, sino que la encula. Flipante.

(16631)

Category:

Madres e Hijos

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

3 Comentarios