Al ver la polla de su padre de cerca esta chica rubita se ha quedado totalmente loca y con la idea de tener ese rabo metido en su boca. No puede dejar de pensar en ello, así que se inventa una excusa para poder sentir la polla al menos rozando contra su cuerpo. Luego se pone caliente y le dice al padre que le toque el coño para ver si tiene algo que no esté bien. Eso ya convence al padre de que la quiere follar también y echan un polvazo tremendo del que nunca le contarán nada a la madre.

(59839)

Category:

Padres e Hijas

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*