Después de divorciarse este hombre ha ido convirtiendo poco a poco a su hija en su puta a la que folla cuando quiere. Pero ahora lo que desea domianr es el culo de su hija, porque ya se ha cansado de meterla en su coñito y quiere clavársela hasta el fondo del ano. Por eso la somete y la entrena, grabando en vídeo cómo le mete el consolador bien metido en el culo y grabando también la cara de la hija mientras siente cómo le entra bien fuerte. La hija se intenta contener para no gritar, porque sabe que eso le pone cachondo a su padre, pero no puede evitarlo.

(197)

Category:

Padres e Hijas

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*