Este padre enfermo está tristón porque se encuentra mal y su mujer no le puede cuidar porque falleció hace tiempo. En su lugar es su hija la que se ocupa de él. Comienza dándole unos mimos y tumbándose en la cama con él para ver si se le pasa el malestar. Pero mientras están abrazos de forma inocente el padre le empieza a meter mano a su hija, subiendo cada vez el nivel. Llega un momento en el que ya le mete el dedo y luego ella se descontrola y le chupa la polla para ponérsela dura. Empiezan a follar, pero el momento de la verdad viene cuando el padre revienta a su hija a cuatro patas.

(4294)

Category:

Padres e Hijas

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

9 Comentarios