Ser un hombre divorciado y padre de una única hija podría sonar ligeramente triste, pero obviamente la perspectiva cambia cuando sabemos que los fines de semana que le toca estar con su hija practican incesto como dos putos morbosos. Así es, este hombre vive solo, pero dos fines de semana al mes tiene la compañía de su deliciosa hijita, una nenita de 18 años cachonda y loca que lo goza con la verga de su padre. Él al principio veía raro eso de tener sexo con su propia hija pero con el tiempo no es que se haya acostumbrado, ¡es que no puede vivir sin ello!…

(2413)

Category:

Padres e Hijas

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

3 Comentarios