Este hombre no puede contener sus deseos más oscuros, entra en el dormitorio y observa el coño de su hija mientras se masturba como un mono, le aparta las bragas y se pajea duro, la pequeña duerme sin enterarse de nada, el padre todo cachondo agarra una braga de su hija y la rodea por su verga, así sigue masturbándose hasta que sale toda su leche. No la ha follado, hoy no ha sido el día, pero está claro que antes o después sucederá, un deseo tan fuerte no se puede controlar amigos, lo mejor es que pona a su hija mirando a La Meca, si si si…

(55434)

Category:

Padres e Hijas

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*