Este hombre tiene mucho estrés por el trabajo y obliga a su joven hija a que se convierta en su putita y obedezca en todo lo que le pide. Normalmente la madre nunca está en casa y además es una tía muy cabrona que nunca escucha a su hija, así que la teen sabe que no le queda otro remedio que complacer a su padre. Se pone en una silla a cuatro patas con el coñito listo y el padre se la empieza a follar, metiéndole la polla en varias posiciones para liberar todo el estrés que ha acumulado a lo largo del día.

(21004)

Category:

Padres e Hijas

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

1 Comentario

  • Roberto 1 día ago

    Es bien dificil que la nena deje a su padre cuando prueban la verga solo quieren estar con el padre en la cama eso me paso con mi nena