Su hija universitaria está a punto de abandonar el hogar familiar en el que ha vivido siempre y este hombre le dice de sorpresa que hay una tradición en la familia. Lo que han hecho durante varias generaciones es que el padre folla a su hija como bendición para que abandone el nido y que se vaya con el coñito bien abierto para que no sea otro hombre el que la penetre por primera vez. La hija es una sumisa y hace todo lo que le dice su padre, así que le come la polla y luego se pone a cuatro patas. Si os fijáis en la foto de la pared veréis que sale la hija con su hermano, al que posiblemente su madre se folle también.

(5321)

Category:

Padres e Hijas

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*