Cuando su prima le dice que le dé un masaje porque ha salido cansada de la ducha el chico ve claramente una oportunidad para meterle la polla como lleva mucho tiempo deseando. Le comienza tocando la espalda, pero luego llega hasta el culo y le mete mano. La prima se vuelve y le pregunta que qué está haciendo. Le responde que se relaje y espere, que ya verá cómo le gusta. Luego se saca la polla y se prepara para penetrarla aunque su prima le grita “¡No me folles!”. Lo bueno es que a la guarra le termina gustando el polvazo.

(1531)

Category:

Primos y Primas

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

2 Comentarios