A esta mujer nunca se le pasó por la cabeza tener cuidado de no quedarse atascada debajo de la mesa cuando estaba limpiando por la posibilidad de que acabara violada por su hijo. Pero el chaval es uno de los mayores cabronazos que hay y cuando ve ese enorme culo delante de él se olvida de que pertenece a su madre y se pone a follársela sin ningún preámbulo. Está penetrándola unos minutos y la madre acaba olvidándose de que es su hijo para disfrutar más y acabar llevándose una buena corrida encima de su culo que la deja pringosa y con mucho morbo.

(41197)

Category:

Madres e Hijos

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*