El rostro de la madre lo dice todo, la mujer sufre porque su hijo la viola como a una puta mas, como a otra cualquiera, y es que son tiempos de guerra, tiempos difíciles en los que ha crecido este muchacho, ahora ya es un hombre y forma parte del ejercito, una vez al mes vuelve a casa y el campo de batalla le va cambiando poco a poco, su sensibilidad va desapareciendo y ahora trata a su madre como un trozo de carne, si se niega a tener sexo con él la abofetea y la trata con violencia, la pobre madre no puede hacer nada, debe resignarse y dejarse follar… 😮

(9326)

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

1 Comentario