Una mañana como cualquier otra esta madre se aburre y le saca brillo a la polla de su hijo. La mujer está totalmente enamorada del chico y cuando lo ve en el sofá no puede evitar agarrar su rabo para manosearlo con mucho cariño y suavidad. Se la toca bien y le enseña las tetas para que vea el cuerpo de puta que tiene. Después se la sigue tocando y machacando, aumentando el ritmo poco a poco hasta que el chaval ya no puede aguantar más y suelta toda la descarga de corrida que seguramente había estado guardando durante días.

(99515)

Category:

Madres e Hijos

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

1 Comentario

  • Maria candelaria 3 meses ago

    Jajaja .¡ menuda polla, mi hijo Guillermo tiene una parecida !¡ to y mi hijo somos adictos al sexo y cuando no esta su padrasto nos damos el lote y follamos mucho juntos o con mis amigas, sus tias o primas !¡ mi Guillermo tiene buen rabo de 18 a 23 cm de largo y un grosor de un pepino !¡ me encantA follarmelo y ver como se corre !.