A una madre calientapollas hay que marcarle los límites, porque de otra forma lo que va a pasar es que estará todo el día poniéndote cachondo sin objetivo alguno. Al chaval del vídeo se lo ha hecho muchas veces y al final el tío ha perdido la paciencia, así que cuando su madre está planchando casi enseñándole las tetazas le acaba gritando desde la cama que se la va a follar. Y ella, por suerte, acepta, poniéndole aún más cachondo, pero acercándose a la cama para chuparle la polla y luego dejarse penetrar. Es tan puta la madre que incluso le da su culo para que la penetre.

(13757)

Category:

Madres e Hijos

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

2 Comentarios