A esta pobre muchachita japonesa le crecieron tanto las tetas que su padre la violó. Y es que los hombres tenemos una absoluta obsesión con las tetas grandes, dicen que es una cuestión totalmente animal, que cuando vemos a una mujer tetona lo asociamos con que amamantará bien a nuestras crías, jajajajaja, y que por eso nos excitamos. ¡Somos animalitos y como tales nos comportamos!, pues eso le pasa al padre, que ve a su hija tan preparada para cuidar a sus crías que la viola sin compasión, ¡por el bien de la especie! ¡hay que procrear!. 😮

(57858)

Category:

Padres e Hijas

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

1 Comentario