Como cualquier otro día el chaval estaba fuera de casa jugando a la pelota cuando salió su madre para avisarle que la merienda estaba preparada. El chico entró en casa y se puso a merendar rapídito para seguir jugando a la pelota, pero lo que él aún no sabía es que la puta de su madre tenía sus propios planes. Aprovechando que el marido está en el trabajo, la señora seduce a su hijo mientras merienda, pero como el chaval no reacciona se saca una teta y se la pone en la mano, ahora si, el chico ya sabe lo quiere su mama, esa vieja perra que a veces se pasa de cariñosa porque necesita polla…

(4854)

Category:

Madres e Hijos

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

2 Comentarios