La madre duerme profundamente y el hijo le clava su vergota hasta lo más profundo de su jugoso coño, y es que la madre tiene un coñito rosado siempre húmedo que da gusto verlo. El chaval primero la soba las tetitas, pero él sabe muy bien a lo que va, no es la primera vez que lo hace, sabe que su madre duerme muy profundo, eso o se hace la dormida, porque siempre que le apetece el chaval se cuela en el dormitorio de su madre y la folla mientras duerme, ella nunca se despierta, y joder que rico se siente el coño de mama…

(1)

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*