El hijo es un chaval morboso y con gafitas, quizás incluso es virgen y por eso se vuelve loquito espiando a la vieja de su madre, siempre anda detrás de las puertas deseando verla desnuda o incluso meando, todo le excita a este chico morbosillo. Total que que su madre se ha dado cuenta y se sienta con él para tener una buena conversación y aclararle las ideas, es entonces cuando su hijo confiesa el oculto deseo sexual que siente por la madre, ella al principio se hace la confundida, pero una madurita italiana como ella es obvio que ya buscando la forma de llevarse la joven verga de su hijo a la boca…

(5773)

Category:

Madres e Hijos

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

1 Comentario

  • Guillermo Zebenzui 2 meses ago

    ¡ esa mugerona esta bien buena !¡ esa mujer no esta bieja y me gustaria haceele el amor !¡ rubia me gustaria hecharte un polvo !.