La madre está recién divorciada y esto su hijo que ya está mayorcito no termina de asimilarlo de forma normal, ahora el chico se siente el hombre de la casa y quiere dominar a su madre, ella se resiste por varias veces e incluso le abofetea, pero el muchacho no desiste, siempre que encuentra ocasión la clava su verga por sorpresa, está convencido que en el sexo es donde comienza la dominación y es su deber controlar a la puta de su madre, ¡él es el hombre ahora! ¡quiera o no quiera! ¡y mama será su puta!

(1004)

Category:

Madres e Hijos

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

4 Comentarios