El hijo está excitado con las tetas de su madre, y es que la mujer no se corta un pelo, tienen piscina en casa y toma el sol haciendo toplles, el hijo ya no es ningún niño y obviamente las grandes tetas de su madre le ponen berraco. Pues bien, uno de esos días en que la madre estaba relajandose en la tumbona, practicamente dormido, su hijo aprovecha y comienza a sobarle sus tetorras, la madre abre los ojos y encuentra a su hijo lamiendole los pezones, la buena mujer niega con la cabeza pero se siente tan rico….

(3130)

Category:

Madres e Hijos

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

10 Comentarios