Esta guarra estaba haciendo la cena y no pensaba que iba a ser ella la que acabaría cenando algo muy especial. Porque cuando está cocinando aparece su hermano y la acosa por la espalda. Le dice que es hora de que se ponga manos a la obra con un servicio especial para él, porque hicieron una apuesta y le toca pagar la derrota. Así que la hermana pajea y chupa la polla de su hermano. Se acaba llevando una corrida enorme en la cara que parece irreal, por lo que decíamos que seguro que la chica no cena nada más que ese montón de leche.

(2604)

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*