Este hombre va a visitar a su hija cuando no esta el marido en casa y la pone una droga en el te, esto hará que su voluntad se resienta, y así la podrá violar como cuando era más joven. Y es que este padre forzaba a su hija a tener sexo con él cuando aún vivía en la casa familiar y desde que se fue con su marido está loco por volver a tener sexo con ella. El problema es que ha crecido, se ha hecho toda una mujer, y sin drogarla le resultaría muy difícil, pero también sabe que no se lo contará a nadie, sabe que ella nunca será capaz de admitir que su padre la viola….

(1637)

Category:

Padres e Hijas

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*